Clases de yoga en Gajanejos

Una nueva actividad comenzará a tener lugar muy pronto en Gajanejos, en la sede de la Asociación Cultural El Carrascal: clases de yoga.

A continuación compartimos con vosotros el anuncio informativo que hemos difundido a través de carteles en el pueblo, redes sociales, etc.

20140202-213554.jpg

Una vez que hemos comprobado que hay personas interesadas suficientes como para montar un grupo, podemos confirmar que el día 22 de febrero, a las 16 horas, en la sede de la Asociación, tendrá lugar una primera clase de prueba, gratuita, tras la cual las personas que estén interesadas en asistir a clase (la cuota mensual será de 15 euros por persona) comenzarán las clases el día 1 de marzo.

Esperamos que esta nueva actividad sea un éxito, y que sean muchas las personas que se animen a disfrutar de ella.

Gozos a San Antonio de Padua

Pues vuestros santos favores
dan de quien sois testimonio,
humilde y glorioso Antonio
rogad por los pecadores.
 
Vuestra palabra divina
forzó a los peces del mar
que salieron a escuchar
vuestro sermón y doctrina.
Y pues fue tan peregrina
testimonia mil errores.
 
Humilde y glorioso Antonio
rogad por los pecadores.
 
Vos sois de la tempestad
el amparo milagroso
del incendio riguroso
agua de la caridad
puerto de seguridad
del mar y de sus rigores.
 
Humilde y glorioso Antonio
rogad por los pecadores.
 
Sanáis mudos y tullidos
paralíticos, leprosos y
endemoniados furiosos
restituís los sentidos,
volveréis los bienes perdidos
y curáis todos favores
 
Humilde y glorioso Antonio
rogad por los pecadores.
 
Sanáis de gota coral
ciegos, contrahechos, llagados,
consoláis desconsolados
y curáis de cualquier mal
cual médico celestial
a quien hace dios favores.
 
Humilde y glorioso Antonio
rogad por los pecadores.
 
De tres días ahogados
resucitasteis diez niños
y dos, cual bellos armiños,
del suceso desastroso
porque sus padres amados
lloraban por sus amores.
 
Humilde y glorioso Antonio
rogad por los pecadores.
 
De una que no creía
que la perdonase dios
tomasteis vos sobre vos
la pena que parecía
y al tomarla el mismo día
la hizo dios mil favores.
 
Humilde y glorioso Antonio
rogad por los pecadores.
 
Vos libráis a cualquier reo
de los grillos y cadenas,
y el que os clama se enajena
del pecado sucio y feo,
y pues sois glorioso Orfeo
de Jesús, flor de las flores.
 
Humilde y glorioso Antonio
rogad por los pecadores.
 
A la que con santo celo
y fervorosa oración
el fruto de bendición
os pide por su consuelo.
Vos se lo alcanzasteis del cielo
y aun otras cosas mayores.
 
Humilde y glorioso Antonio
rogad por los pecadores.
 
A ese niño soberano
pídele con eficacia
nos comunique su gracia
pues la tiene de su mano
pues se hizo nuestro hermano
para hacernos mil favores.
 
Humilde y glorioso Antonio
rogad por los pecadores.

Las rondas en Gajanejos

Una rubia vale un duro;
Una morenita dos.
Yo me tiro a lo barato
¡rubia de mi corazón!
 
Tienes la parra a la umbría
Y el balcón a la solana.
¿Quién te va a querer a ti,
cara de rosa temprana?
 
De tu casa a la mía
Voy a poner un emparrado
Para que no te de el sol
Ni en invierno ni en verano.
Eché leña en tu corral
Pensando que me querías
Ahora que ya no me quieres
Dame la leña, que es mía
En el pueblo de Orihuela
Por culpa de tus parientes
Me metieron una novia
Con dos carreras de dientes.
Entre Sigüenza y Molina
Y el pueblo de Maranchón
Se bebían todo el vino
Que hacen en Aragón

“Mi pueblo”, poema a Gajanejos, por Carmen Vela Casado

MI PUEBLO

Gajanejos está sentando en la Alcarria
tiene una gran carretera,
y unos montes muy frondosos
y abajo tiene la vega.

Unas cuestas muy bonitas
sobre todo en primavera,
con olor a madre selva
a tomillo y otras hierbas.

Se oye el canto de los pájaros
al llegar la primavera
y a las doradas abejas
saliendo de sus colmenas.

Libando en la flor del romero,
de la aliaga y de la estepa.
Por eso nadie puede igualar
a nuestra miel alcarreña.

Tierra de cereales
con sus espigas morenas
el labrador mira al cielo
cuando ve una nube negra.

Nueva etapa en Gajanejos La Aldea

Durante los últimos meses… tal vez años, la web de Gajanejos La Aldea, que en otro tiempo estuvo constantemente actualizada, ha sufrido un cierto abandono. La falta de tiempo y medios técnicos, y (¿por qué no decirlo?) en ocasiones la desgana me ha llevado a ello.

Dicen que es bueno, al arrancar el nuevo año, proponerse metas que sean motivadoras y a la vez alcanzables; una de las mías para este 2014 ha sido recuperar el proyecto de Gajanejos La Aldea, porque me gusta y porque algunos de los que habían sido seguidores de la web así me lo habéis pedido.

La primera versión de la web la hice allá por el año 1999, cuando empezaba a meterme en este mundillo de internet que después se ha convertido en mi trabajo una de mis pasiones, cuando prácticamente sólo las grandes empresas tenían (y de que manera) una web, cuando internet era “el futuro”. 15 años después internet es ya una realidad en el día a día de la mayoría de nosotros. La navegación móvil y las redes sociales han cambiado nuestros hábitos de consumo de información.

Por todo ello he querido que esta nueva web no sea una web estática como era la anterior, sino que tenga formato de blog, porque es mucho más fácil de actualizar, porque permite la interacción con los usuarios, porque es más fácilmente enlazable con las redes sociales.

Espero que la facilidad me permita una actualización más frecuente de la web. Pero, aún así, e igual que en la etapa anterior, vuestra colaboración sigue siendo muy importante, así que cualquier aportación, ya sean fotos, noticias, comentarios, ideas, serán co siempre más que bienvenidas.

Lo primero que haré será recuperar el contenido original de la web y publicarlo aquí, ya que me consta que en muchas ocasiones ha servido de fuente para consultas, trabajos e incluso pregones de fiestas, y sobre todo porque han sido muchas las horas dedicadas (no sólo por mi parte sino también por la gente que ha colaborado) a estos espacios.

Espero que esta nueva etapa sea del agrado de todos vosotros y sirva para mantener un espacio en la web dedicado a informar sobre todo lo relativo a nuestro pueblo.

Un saludo
ViR

Historia de Gajanejos

ORÍGEN DEL NOMBRE

La etimología de Gajanejos es un tema controvertido y del cual no se conoce ninguna interpretación. Es probable que el nombre provenga de la fusión de los términos “granja” y “lejos”, teniendo en cuenta la posibilidad de que en otro tiempo el pueblo no fuera más que una granja perteneciente, tal vez, a Hita (de ahí lo de “lejos”).Otra posibilidad es que se trate de una degeneración de la palabra “conejo”. Se sabe que en el término de Gajanejos hubo, antiguamente, gran cantidad de conejos y, en general, de todo tipo de especies de caza menor. De ahí podría venir el antiquísimo refrán, muy conocido en la zona, que reza: “Caspueñas y Gajanejos, buena tierra de conejos”.

GAJANEJOS EN LA EDAD MEDIA

Tras la Reconquista y posterior repoblación de la zona, llevada a cabo durante los últimos años del siglo XI, de mano de Alfonso VI, el pueblo de Gajanejos perteneció al Común de Villa y Tierra de Hita. Durante ésta época, los siglos XII y XIII, la villa de Hita, con su Fuero Propio, ostenta un poderoso y amplio Común de Villa y Tierra que se extiende más allá de los ríos Ungría y Tajuña, englobando un gran territorio dentro del cual se encontraba, por lo tanto, el pueblo de Gajanejos.

juan-a-pascual

En la “Cosmografía” de Hernando Colón, historiador y segundo hijo de Cristóbal Cólon, aparece una breve descripción del pueblo de Gajanejos en el año 1.517 : “Gajanejos es lugar de cuarenta vecinos y está en alto y es en Alcarria y junto con el lugar a cuatro tiros de ballesta del Badiel que pasa por bajo del valle y es aldea de Hita”.

Bajo la jurisdicción de la villa de Hita permaneció Gajanejos hasta que, en el siglo XIII, pasara a formar parte del señorío de los arzobispos de Toledo, bajo el fuero propio de la villa de Brihuega, en cuya tierra quedó incluida en calidad de aldea, perteneciendo a dichos arzobispos en calidad de señorío , junto con otras localidades como Castilmimbre, Valdesaz, Tomellosa, San Andrés del Rey, Romancos, Archilla, Malacuera o Villaviciosa, en calidad de aldea.

En el último cuarto del siglo XVI, el lugar de Gajanejos pertenecía al señorío de la villa (relativamente lejana) de Fuentes (ahora Fuentes de la Alcarria). Este señorío fue creado gracias a la concesión del Arzobispo don Gonzalo, que otorga a Fuentes el privilegio de Villa, asignándole una tierra jurisdiccional en su torno y concediéndole un Fuero propio, independiente del de la villa de Brihuega, aunque siempre manteniéndola dentro del señorío del Arzobispado de Toledo. Durante la segunda mitad del siglo XVI, y bajo la monarquía de Felipe II, éste obtiene del Papa la facultad de enajenar territorios y señoríos de las órdenes militares y el clero. Fue entonces cuando se desmantelaron, en la comarca de la Alcarria, todos los señoríos que ostentaban las órdenes de Santiago y Calatrava y el Arzobispo de Toledo, entre los cuales se encontraba, recordamos, la villa de Fuentes. Gracias a ello, en el año 1579, el madrileño García Barrionuevo de Peralta, caballero de la Órden de Santiago, adquiere el señorío de Fuentes. Este Señor enriqueció la villa sobremanera, reconstruyendo castillo y murallas, reformado y enriqueciendo la iglesia de Nuestra Señora de la Alcarria, y estableciendo en ella una Congregación formada por 12 capellanes, que en ella oficiaban. Al morir en 1613, fue sucedido en el señorío por su primogénito, don Francisco de Barrionuevo. Tras él, ocupó el puesto el hermano de éste último, don Bernardino de Barrionuevo, marqués de Cusano. En esta casa, y en la de los condes de Villagaría, se mantuvo el señorío hasta la abolición de los señoríos, en 1.812.

Dentro de este señorío fontecino estuvo el lugar de Gajanejos, durante algunos años, junto con los pueblos de Valdesaz, Pajares, Castilmimbre y San Andrés (ahora San Andrés del Rey), todos muy cercanos a la villa de Brihuega y que, tarde o temprano, adquirieron el privilegio de villazgo (no así en el caso de Gajanejos) o pasaron a pertenecer a otros señoríos (es éste su caso), desapareciendo muy pronto el fugaz señorío de la villa de Fuentes.

Al desaparecer este señorío, Gajanejos pasaría a pertenecer al señorío de la villa de Brihuega, bajo cuyo fuero estaría incluido hasta la abolición definitiva de los señoríos, en el siglo XIX. Parece ser que, durante esta época, los frailes jerónimos del monasterio de Villaviciosa de Tajuña tuvieron algunas propiedades en el término de Gajanejos, ya que ostentaban el privilegio de recaudar impuestos en el pueblo.

LA GUERRA DE LA INDEPENDENCIA

A principios del siglo XIX, la Guerra de la Independencia fue la primera en atacar al pueblo de Gajanejos. Parece ser que se libró aquí una importante batalla contra los franceses. Benito Pérez Galdós se encarga de narrarla en sus Episodios Nacionales, dentro del tomo dedicado a “Juan Martín El Empecinado”.

LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA

La Guerra Civil de 1936-1939 azotó brutalmente al pueblo de Gajanejos, hasta el punto de que fue totalmente pulverizado por la aviación, durante la Batalla de Guadalajara, que se libró en marzo de 1937 entre fuerzas voluntarias italianas y el Ejército de la II República Española. Los ancianos, mujeres y niños fueron llevados como refugiados a algunos pueblos cercanos (Utande, Torija, Valdesaz) y a la provincia de Cuenca (Motilla del Palancar, Carboneras, Campillo de Altobuey). Los hombre, como en el resto de España, fueron enviados al frente. Al terminar la guerra, cuando los gajanejeros volvieron a su pueblo, no encontraron más que escombros, ruinas… La Dirección General de Regiones Devastadas se encargó de reconstruir el pueblo, creando un núcleo extraño, excesivamente regular, siguiendo un modelo de construcción oficial, muy similar al del pueblo de Masegoso de Tajuña.

juan-a-pascual-02